viernes, 27 de abril de 2012

CUATRO SEMANAS BOCA ABAJO

Antecedentes: Como la mayoría de vosotros sabréis Estitxu y yo firmamos los papeles que nos convierten en pareja de hecho ante el estado, que no ante Dios. Dicho trámite conlleva el disfrute de 20 días naturales, los cuales unidos a cinco días de vacaciones y la Semana Santa por mi parte y a la larga Semana Santa de la que disfrutan los profesores por parte de Esti, nos posibilitó organizar un viaje de 4 semanas.

Itinerario: El vuelo más económico lo ofertaba Korean Air y, como hacía una escala de 10 horas en Seúl, nos quedamos un día en la capital coreana y aprovechamos para visitarla y coger el vuelo al día siguiente hasta Auckland. Resumiendo, salimos el jueves día 15 a las 9 AM hora Madrid y llegamos a Auckland a las 9 AM del domingo 18. El viaje de vuelta se haría desde Christchurch volando hasta Fidji y después de tres días en la isla del Pacífico, vuelta a casa con escala en Seúl, aunque esta vez de 6 horas. La idea en NZ era la de estar una semana en la Isla Norte y dos en la Isla Sur, que es la más espectacular de ambas.

En Seúl pillamos un hotel junto al aeropuerto y nos dirigimos al centro ya que el Aeropuerto Internacional de Incheon está a más de 50 km del centro de Seúl. Dejamos los bártulos y pillamos el tren que salía del Aeropuerto, así que nos tiramos hasta las 6 de la tarde aproximadamente dando rules por la ciudad y nos tuvimos que volver ya que nos dormíamos de pie. Nos gustó la ciudad ya que alterna el bullicio de ciertas megaurbes asiáticas con el orden koreano y no nos arriesgamos, ni de palo, a probar las exquisiteces de la cocina local. Tiramos de Mc Donald’s y es que el cementerio está lleno de valientes. Unos de los peores olores que he tenido que aguantar en el viaje es cuando teníamos un koreano comiendo comida koreana al lado en el avión, simplemente insoportable. Ya me habían avisado en el curro de la comida koreana.

Datos relativos a NZ:
ExtensióN: 250.000 km2 (algo así como la mitad de la madre patria)
Poblacion:  4.000.000
Idioma: un sucedáneo del inglés. Dios mío que manera de farfullar!!
Kilómetros recorridos: 4.700 por la izquierda. Menos mal que en octubre estuve una semana en Sudáfrica y me sirvió de aclimatación.

El método de transporte sería el que utiliza la mayoría de la gente que visita el país con un presupuesto normal, una furgoneta en la que se puede dormir y comer. Si además quisiéramos realizar otra de nuestras principales necesidades fisiológicas en la furgo, ésta daría el salto a autocaravana y el presupuesto se multiplica por más del doble tranquilamente. No ves más que fulas de todas las clases, más cutres que la nuestra, el doble que la nuestra, el triple, etc. La verdad es que está de puta aldaba ir por ahí a tu globo parándote en cualquier lugar a dormir y currándote tu propia comida. Ibamos de camping cada dos o tres días para ducharnos y poder enchufar la fula a la red elécrrica para cargar el portátil, los ipods la cámara de fotos y vernos alguna peli, pegarnos una ducha o utilizar la cocina. Cuando parábamos en cualquier lugar el plan solía ser jugar a las cartas (Esti no ha superado el varapalo que supone enfrentarse al campeón continental de la escoba) y leer. Y comer, claro.




Torti de papens



Aunque es un país bastante caro, la carne tiene un buen precio. Y está cojonuda...


De Seúl dimos el salto a Nueva Zelanda que aunque parezca que está al lado, son más de 10 horas de vuelo. La primera semana en la isla norte estuvo marcada por el mal tiempo reinante. Exceptuando un par de días, el resto de la semana llovió muchísimo y las chupas gore-tex hicieron más servicio del deseado. Dicho lo dicho, el itinerario que seguimos en la Isla Norte fue el que reflejo a continuación:

Auckland: El día que aterrizamos hacía un día radiante, así que una vez recogida la furgoneta nos acercamos al centro. Esta ciudad acoge una cuarta parte de la población neozelandesa y la zona del puerto es la más frecuentada. El día que estuvimos, habían eventos relacionados con la Volvo Ocean Race ya que acogía la 5ª etapa de dicho evento. Vimos alguno de los equipos participantes aunque no tuvimos la oportunidad de ver a Xabi Martínez e Iker Fernández, cuyo Telefónica lidera la clasificación.




Penínusla de Coromandel: La principal atracción de este lugar son las vistas que ofrece la costa pero el día que estuvimos por allí llovió a cántaros.


Cuevas de Waitomo: Teníamos pensado haberlas visitado para escapar del mal tiempo pero curiosamente este día estuvo despejado. Son varias cuevas interesantes entre las que destacan las de …. Nosotros visitamos la cueva … en la que podían verse en la oscuridad millones de luciérnagas. De ahí nos dirigimos a Wai A Tapu. Este enclave me recordó mucho a Yellowstone aunque sin la grandiosidad del parque norteamericano. Tiene geiseres, lodos burbujeantes y agujeros humeantes y en hora larga de recorrido ves un montón de colores que vienen dados por el azufre, manganeso, etc.





Taupo: Esta era el punto de partida para visitar el Parque Nacional del Tongariro, donde se puede hacer un trekking precioso de unas 7 horas de duración en un entorno volcánico. Llegamos el primer día pasadas las 12 del mediodía y la falta de visibilidad desaconsejaba hacerlo, ya que el principal aliciente de dicho trekking son las impresionantes vistas que ofrece. El principal evento del día tuvo lugar al ir a darnos la vuelta en la carretera que daba acceso a punto de partida de dicho trekking y quedarse la rueda trasera encallada en el barro.  Se metió tanto la jodida que la rueda delantera contraria se quedó suspendida en el aire. Parecía imposible que pudiéramos sacarla sin ayuda de una grúa pero paramos a una pareja de alemanes y con su ayuda conseguimos sacarla empujando y poniéndonos como un cristo. Thanks God!


Un freerider


Ay que mal rato!!


Aprovechando para pillarme unas gafas de ventisca que ya iba siendo hora. A mal tiempo buenas gafas!!


No vimos un puto kiwi


Esperamos al día siguiente y nos encontramos con que el tiempo era tan malo o peor que el día anterior con lo que fuimos de nuevo al parking de salida del trekking e hicimos una cuarta parte del mismo volviendo al punto de partida. La verdad es que la visibilidad era muy mala y no merecía la pena “arriesgar” más.
Wellington: Es la capital del país y desde donde se coge el ferry para visitar la isla sur. Tienen un parking junto al muelle que por el módico precio de 50$ te permite estar hasta el día siguiente con electricidad, baños y ducha. Dimos un par de rules por el puerto y la zona centro y al día siguiente después de llenar un poco la despensa nos dirigimos a la terminal del ferry para cruzar el Estrecho de Cook y llegar a la localidad de Picton, localizada en el extremo nororiental de la Isla Sur.




En la Isla Sur, todo cambió ya que hizo una temperatura radiante durante las dos semanas que estuvimos. Recorrimos la isla en el sentido contrario a las agujas del reloj. Un día de cada dos o tres tal y como he dicho antes solíamos ir a un camping para pegarnos una duchica, tener electricidad y disfrutar de una cocina para poder hacer la jala más a gusto. 

PN de Abel Tasman: aquí pillamos un aqua taxi que nos llevo al primer destino (Anchorage) e hicimos un trekking de unos 12 kilómetros hasta el punto de salida por la costa. La verdad es que tuvimos la oportunidad de disfrutar de unas vistas increíbles y el buen tiempo que hizo lo disfrutamos el triple debido a lo sufrido anteriormente.




Buen garito, no?

Fuimos bajando por la costa y visitamos los Pancakes que son unas rocas calizas erosionadas muy guapas que se encuentran en la costa, exactamente en Punakaiki. Seguimos bajamos por toda la costa (está prácticamente despoblado) disfrutando de unos parajes increíbles. La verdad es que te puedes tirar   más de 100 km sin ver una gasolinera tranquilamente. Seguimos bajando y visitamos el fiordo Franz Josef y pillamos un helicóptero que nos permitió verlo de cerca y nos posamos a unos 3.000 metros pa pisar nieve (pena de eskises), luego el bicho sobrevoló el otro glaciar, llamado Fox.







Esa lengua...


Y esos seracs...


Y ese helicóptero...


Impresionante!!!



Cada loco con su tema


Luego hicimos la ruta habitual pasando por Queenstown, que digamos es la meca de los deportes de aventura, pero yo soy más de visitar a la Tere a finales de mayo y hacer esas movidas con los colegas. Luego nos dirigimos hacia Milfordsound a disfrutar de los fiordos. Pillamos un barco y aunque el día estuvo brumoso, también nos ofrecieron unas vistas espectaculares.





Seguimos la ruta hacia el Sur (donde pegaba un viento de cojones) y luego hacia el este cruzando los Catlins con la idea de ir hasta las faldas del Monte Cook. Ahí hicimos un trekking facilito por las faldas del techo de Oceanía, muy guapo y acabamos nuestro viaje en Kaikoura donde pillamos un barco para ir a ver ballenas. La verdad es que al lado de lo que vimos en Canada, una puta ful, más ke nada porke nos soplaron 90€ a cada uno. La diferencia es que estas son de las tochas estas ke levantan la cola al realizar la inmersión (vimos 2) y las de Canada eran más txikis, pero allí vimos un montón y encima mucho más baratas. A todo esto, el tiempo las dos semanas en la Isla Sur ha sido espectacular.


Mucho waver pa' cosa buena


Bosque petrificado


Ponte de puntillas txiki!! Más cerca del polo Sur que del Ecuador.



Ahora no hay cojones de disfrazarse de Hulk Hogan.


El monte Cook (Aoraki en maorí)



Foto desde el Sir Edmund Hillary Alpine Center



A menear la colita... 


La vuelta la teníamos reservada para pasar tres noches en Fidji de tirados antes de volver a la rutina pero resulta que cancelamos el vuelo porque había habido inundaciones una semana antes de nuestro viaje.Tomamos la decisión de cancelar el vuelo a Fiji y cambiar la vuelta desde Sydney. Hablé el martes con el Txori para ke me moviera la cancelación del vuelo de Fiji con Viajes Eroski y llamé a Korean Air para cambiar la vuelta y hacerla desde Sydney. Al día siguiente fuimos a un camping con wifi para tener acceso telefónico a través de Skype y poder realizar las gestiones oportunas. Después de hablar con unos y con otros y dejar el viaje reorganizado resulta ke hace falta un e-visado para entrar en Asutralia, así ke rellené los formularios on line y mientras a Esti se lo dieron al instante a mi me dijeron ke podían tardar los trámites hasta 10 días. A todo esto, era el útlimo día de curro de las agencias de viajes de allí. Llamé a la Embajada de Australia un par de veces y me dijeron ke eso lo llevaba Inmigración y ke no podían hacer nada, volví a hablar con Viajes Eroski y el tipo me dijo ke el lo podía hacer a través de su sistema. Le doy los datos y coge el zokete y pone mal mi fecha de nacimiento, así ke eso no se podía rectificar. A todo esto, no me llegaba el email de la aceptación del e-visado.

Finalmente tomamos la decisión de ir a Fidji y aguantar lo ke lloviera por alli. Pues resulta ke a eso de las 12 y pico de la noche (cuando nos íbamos a dormir) me llega el puto visado. Otra vez a mover la makinaria, llama a Viajes Eroski, cancela el vuelo a Fiji, pilla el vuelo de Christchurch a Sydney (lo hemos hecho con Emirates Gomas) y habla con korean Air para cambiar el viaje de vuelta. Un stress de cojones y estando de vacaciones, ke le vamos a hacer!!

Pues lo dicho, llegamos a Sydney el domingo por la tarde y estuvimos hasta el miércoles a primera hora de la mañana que emprendimos el viaje de regreso vía Seúl. Anduvimos el lunes y el martes pateándonos la ciudad y disfrutando de la entrada del otoño. Es una urbe súper cuidada y muy cómoda ya que desde el Aeropuerto pillas un tren que te deja en pleno centro en 15 minutos. Dimos unos paseos guapos por la bahía disfrutando de las vistas a la Ópera y el puente y el martes aprovechamos para visitar Gure Txoko, la sociedad de la diáspora vasca en esta ciudad. Fue una pena porque el día en que queda la gente es el domingo pero coincidimos con Gorka, un gasteiztarra que lleva 15 años viviendo por aquellos lares y estuvimos charlando un buen rato sobre su vida allí, lo que había dejado aquí y demás.  


Paparazzis apostados a la caza de una celebrity (no era Hulk Hogan) en el Hyatt desde el Harbour Bridge 



Unos fish & chips 


Una visita al Gure Txoko de Sydney


En el frontón del Gure Txoko son más bien de 4 y medio


23.000 km para hacernos esta instantánea


Esa ópera buena... preciosa la chica (y el edificio) la verdad.

Pues básicamente esto ha sido todo amigos. Hasta la próxima!! (Faltan un par de fotos y algún vídeo, que meteré durante el puente)

8 comentarios:

  1. Guapa cronica Mc fly, aunke has empezao metiendo fotos de NZ y despues hablando de Seul....controlame un poco el tempo, joder, jajaja

    Pero muy buena pinta y se ve ke lo habeis disfrutado a saco...me alegro

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Guapa crónica.....aunque se percibe excesivo pasteleo, mucho abracito, etc....es lo que tiene ir se de viaje de novietes.

    ResponderEliminar
  3. Buena Ruben!!!!! Una gozada los lugares!!! Naturaleza a tuti!!!! Por cierto, te dijimos que tenías que buscar el "gure txopo" no "gure txoko", para la próxima vez que vayamos... ;)

    ResponderEliminar
  4. Aupa Ruben! Muy chula la crónica de Esti y los Guajalotes del viaje de novios... Como siempre, muy currada. Preciosos paisajes, naturaleza a saco y bonitas ciudades. Para el próximo viaje, a ver si le haces un hueco a June en la furgo, que va contando a todo el mundo que su amigo Rubén hace magia.

    ResponderEliminar
  5. !Qué envidia, bikote! Pero ya estamos todos currando, se acabó lo bueno.Gladys.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor de todo el bigote del HULK!!! Que envidia de viaje.... Itzi eta Joseba

    ResponderEliminar
  7. esa tortilla pa'ata !!

    gm

    ResponderEliminar
  8. Muy chula la crónica Segura!!! Ese polo bueno en la foto de la torti de papas!!!

    ResponderEliminar